Familias Nuevas

Sitio de las familias de Granada

Familias Nuevas - Sitio de las familias de Granada

La Navidad de Chiara Lubich

Los pobres, nuestros predilectos Inspira ternura esta escena del pesebre, tan auténtica, tan densa de significado, encarnación de las bienaventuranzas, y toca ciertas cuerdas de nuestro corazón, casi siempre silenciosas, porque el estrépito de muchos y graves, gravísimos problemas del día no permite escuchar.Amor-de-Dios

Pero al menos el día de Navidad dejemos espacio a esta delicadísima armonía a la que hacen eco los grandes e inmensos silencios de los pobres del mundo, de aquellos que con tanta frecuencia se ven afectados por catástrofes que dejan sin aliento, de los enfermos, de los niños abandonados, de los moribundos por las calles de la India, de los desheredados, de los inertes porque no tienen trabajo, de todos esos desdichados a los que Jesús ama porque se parecen a Él desde su nacimiento. También nosotros debemos amar a estos; y que nuestro corazón, en este día de Navidad, vuelva a elegirlos como nuestros predilectos1. Paz y unidad entre todos Si se cree, y se cree en un Dios que nos ama, toda imposibilidad puede romperse, también la imposibilidad a veces tan evidente de que esta cuna nuestra, el planeta que nos acoge, viva en paz. Sí, todo es posible. Más aún, si el Omnipotente vino entre nosotros, nuestra fe puede subir más allá. Podemos creer que, si lo esperamos y le pedimos con todo el corazón, nuestro mondo se pondrá en camino hacia la unidad: hacia la unión entre las generaciones, entre las categorías sociales, entre las razas, entre los cristianos divididos desde hace siglos, entre los fieles de religiones distintas, entre los pueblos. La unidad, un ideal de unidad está en el aire en estos tiempos. 1Per un anno insieme. Agenda per la famiglia, Città Nuova Ed., Roma 1986, 22 dicembre.

ChiaraLubich1
Ese niño al que festejamos no soñó con menos. Vino a la tierra para que todos sean una sola cosa. Y dio su vida para que su sueño se realizase2. La Navidad nos grita que Dios nos amaLa Navidad habla del amor que Dios nos tiene. Jesús niño es el don más excelso que el Cielo haya hecho a la tierra, a esta minúscula tierra perdida en la inmensidad de los espacios celestes, entre millones de estrellas, pero, sin embargo, elegida para transformarse en morada del Dios verdadero hecho hombre. Y nosotros no somos cristianos auténticos si no damos a la Navidad su justo significado, si no sabemos extraer de este fascinante misterio, rodeado de tanta exterioridad, la verdad que en sí encierra. Debemos hacer eco a los ángeles que lo anunciaron a los pastores y no dejar pasar ninguna ocasión para decir a nuestros hermanos, a nuestros amigos, a nuestros compañeros y al mundo entero, que el Amor ha descendido a la tierra para cada uno de nosotros; que en Navidad nadie debe sentirse solo, abandonado, huérfano o desgraciado. Jesús no ha venido sólo para los blancos o para los negros; sólo para los europeos o para otros pueblos; Dios se hizo hombre para toda la humanidad y por tanto para cada uno de nosotros. Por eso es fiesta para todos, gozo para todos, libertad para todos y paz para todos3.

Chiara Lubich

Categoría: Pensamientos
Etiquetas: ,

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*