Familias Nuevas

Sitio de las familias de Granada

Familias Nuevas - Sitio de las familias de Granada

Evangelio 9 de Marzo de 2016

«En verdad, en verdad os digo: el que escucha mi Palabra y cree en el que me ha enviado, tiene vida eterna»

Texto del Evangelio (Jn 5,17-30): En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Mi Padre trabaja hasta ahora, y yo también trabajo» Por eso los judíos trataban con mayor empeño de matarle, porque no sólo quebrantaba el sábado, sino que llamaba a Dios su propio Padre, haciéndose a sí mismo igual a Dios.

Jesús, pues, tomando la palabra, les decía: «En verdad, en verdad os digo: el Hijo no puede hacer nada por su cuenta, sino lo que ve hacer al Padre: lo que hace Él, eso también lo hace igualmente el Hijo. Porque el Padre quiere al Hijo y le muestra todo lo que Él hace. Y le mostrará obras aún mayores que estas, para que os asombréis. Porque, como el Padre resucita a los muertos y les da la vida, así también el Hijo da la vida a los que quiere. Porque el Padre no juzga a nadie; sino que todo juicio lo ha entregado al Hijo, para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo no honra al Padre que lo ha enviado. En verdad, en verdad os digo: el que escucha mi Palabra y cree en el que me ha enviado, tiene vida eterna y no incurre en juicio, sino que ha pasado de la muerte a la vida.

»En verdad, en verdad os digo: llega la hora (ya estamos en ella), en que los muertos oirán la voz del Hijo de Dios, y los que la oigan vivirán. Porque, como el Padre tiene vida en sí mismo, así también le ha dado al Hijo tener vida en sí mismo, y le ha dado poder para juzgar, porque es Hijo del hombre. No os extrañéis de esto: llega la hora en que todos los que estén en los sepulcros oirán su voz y saldrán los que hayan hecho el bien para una resurrección de vida, y los que hayan hecho el mal, para una resurrección de juicio. Y no puedo hacer nada por mi cuenta: juzgo según lo que oigo; y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me ha enviado».

Comentario: Rev. D. Francesc PERARNAU i Cañellas (Girona, España)

«En verdad, en verdad os digo: el que escucha mi Palabra y cree en el que me ha enviado, tiene vida eterna»

Hoy, el Evangelio nos habla de la respuesta que Jesús dio a algunos que veían mal que Él hubiese curado a un paralítico en sábado. Jesucristo aprovecha estas críticas para manifestar su condición de Hijo de Dios y, por tanto, Señor del sábado. Unas palabras que serán motivo de la sentencia condenatoria el día del juicio en casa de Caifás. En efecto, cuando Jesús se reconoció Hijo de Dios, el gran sacerdote exclamó: «¡Ha blasfemado! ¿Qué necesidad tenemos ya de testigos? Acabáis de oír la blasfemia, ¿qué os parece?» (Mt 26,65).

Muchas veces, Jesús había hecho referencias al Padre, pero siempre marcando una distinción: la Paternidad de Dios es diferente si se trata de Cristo o de los hombres. Y los judíos que le escuchaban le entendían muy bien: no era Hijo de Dios como los otros, sino que la filiación que reclama para Él mismo es una filiación natural. Jesús afirma que su naturaleza y la del Padre son iguales, aun siendo personas distintas. Manifiesta de esta manera su divinidad. Es éste un fragmento del Evangelio muy interesante de cara a la revelación del misterio de la Santísima Trinidad.

Entre las cosas que hoy dice el Señor hay algunas que hacen especial referencia a todos aquellos que a lo largo de la historia creerán en Él: escuchar y creer a Jesús es tener ya la vida eterna (cf. Jn 5,24). Ciertamente, no es todavía la vida definitiva, pero ya es participar de la promesa. Conviene que lo tengamos muy presente, y que hagamos el esfuerzo de escuchar la palabra de Jesús, como lo que realmente es: la Palabra de Dios que salva. La lectura y la meditación del Evangelio ha de formar parte de nuestras prácticas religiosas habituales. En las páginas reveladas oiremos las palabras de Jesús, palabras inmortales que nos abren las puertas de la vida eterna. En fin, como enseñaba san Efrén, la Palabra de Dios es una fuente inagotable de vida.


<<< Ver todo el catálogo de Libros del Papa Francisco  >>>


Libros del Papa Francisco


Ten un detalle con los que mas quieres

regalos-para-todos



¡ Un SmartWatch o reloj inteligente  desde 9 € !

Relojes

Pasa Palabra 09/03/2016

Passa Parola
09/03/2016

Amare, amare, amare

(amar, amar, amar)
Trata de amar a quien te encuentres en el momento presente de la vida y descubrirás en tu alma nuevos gérmenes de fuerzas antes desconocidas: éstas darán sabor a tu vida y responderán a tus porqués. […]
(Fonte: Chiara Lubich – Disegni di luce – pag. 24 – Ed Città Nuova)

<<< Ver catálogo de Libros del Papa Francisco  >>>


Libros del Papa Francisco


Ten un detalle con los que mas quieres

regalos-para-todos

Pasa Palabra 08/03/2016

 08/03/2016:

Descubrir las necesidades de quien está a nuestro lado.

““Nuestra experiencia nos dice que estas relaciones fraternas, vividas en la cotidianidad de la vida personal, familiar y profesional, pueden liberar recursos inesperados.” […]
“Nacen relaciones nuevas, llenas de significado, -continuó Chiara Lubich – que suscitan las más variadas iniciativas en beneficio del individuo y de la comunidad.
Y esto es también válido para el delicado mundo de la medicina.
[…] de hecho, es la posibilidad de amar al prójimo en un crescendo de caridad que hay que dirigir a todos;
Una caridad que no es mero sentimentalismo, sino acciones concretas, siempre atentos a las necesidades del momento, una caridad capaz de instaurar con todos un diálogo profundo que, si es vivido por varios, genera comunión, unidad.”

(Fuente: Citazione: Chiara Lubich – Sabato 9 giugno 2012 – “Una carità che non è mero sentimentalismo” – http://giovaniperunmondounito.blogspot.ch/2012/06/una-carita-che-non-e-mero.html)

Evangelio 8 de Marzo de 2016

«Jesús, viéndole tendido (…), le dice: ‘¿Quieres curarte?’»

Texto del Evangelio (Jn 5,1-3.5-16): Era el día de fiesta de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén. Hay en Jerusalén, junto a la Probática, una piscina que se llama en hebreo Betsaida, que tiene cinco pórticos. En ellos yacía una multitud de enfermos, ciegos, cojos, paralíticos, esperando la agitación del agua. Había allí un hombre que llevaba treinta y ocho años enfermo. Jesús, viéndole tendido y sabiendo que llevaba ya mucho tiempo, le dice: «¿Quieres curarte?». Le respondió el enfermo: «Señor, no tengo a nadie que me meta en la piscina cuando se agita el agua; y mientras yo voy, otro baja antes que yo». Jesús le dice: «Levántate, toma tu camilla y anda». Y al instante el hombre quedó curado, tomó su camilla y se puso a andar.

Pero era sábado aquel día. Por eso los judíos decían al que había sido curado: «Es sábado y no te está permitido llevar la camilla». Él le respondió: «El que me ha curado me ha dicho: ‘Toma tu camilla y anda’». Ellos le preguntaron: «¿Quién es el hombre que te ha dicho: ‘Tómala y anda?’». Pero el curado no sabía quién era, pues Jesús había desaparecido porque había mucha gente en aquel lugar. Más tarde Jesús le encuentra en el Templo y le dice: «Mira, estás curado; no peques más, para que no te suceda algo peor». El hombre se fue a decir a los judíos que era Jesús el que lo había curado. Por eso los judíos perseguían a Jesús, porque hacía estas cosas en sábado.

Comentario: Rev. D. Àngel CALDAS i Bosch (Salt, Girona, España)

«Jesús, viéndole tendido (…), le dice: ‘¿Quieres curarte?’»

Hoy, san Juan nos habla de la escena de la piscina de Betsaida. Parecía, más bien, una sala de espera de un hospital de trauma: «Yacía una multitud de enfermos, ciegos, cojos, paralíticos» (Jn 5,3). Jesús se dejó caer por allí.

¡Es curioso!: Jesús siempre está en medio de los problemas. Allí donde haya algo para “liberar”, para hacer feliz a la gente, allí está Él. Los fariseos, en cambio, sólo pensaban en si era sábado. Su mala fe mataba el espíritu. La mala baba del pecado goteaba de sus ojos. No hay peor sordo que el que no quiere entender.

El protagonista del milagro llevaba treinta y ocho años de invalidez. «¿Quieres curarte?» (Jn 5,6), le dice Jesús. Hacía tiempo que luchaba en el vacío porque no había encontrado a Jesús. Por fin, había encontrado al Hombre. Los cinco pórticos de la piscina de Betsaida retumbaron cuando se oyó la voz del Maestro: «Levántate, toma tu camilla y anda» (Jn 5,8). Fue cuestión de un instante.

La voz de Cristo es la voz de Dios. Todo era nuevo en aquel viejo paralítico, gastado por el desánimo. Más tarde, san Juan Crisóstomo dirá que en la piscina de Betsaida se curaban los enfermos del cuerpo, y en el Bautismo se restablecían los del alma; allá, era de cuando en cuando y para un solo enfermo. En el Bautismo es siempre y para todos. En ambos casos se manifiesta el poder de Dios por medio del agua.

El paralítico impotente a la orilla del agua, ¿no te hace pensar en la experiencia de la propia impotencia para hacer el bien? ¿Cómo pretendemos resolver, solos, aquello que tiene un alcance sobrenatural? ¿No ves cada día, a tu alrededor, una constelación de paralíticos que se “mueven” mucho, pero que son incapaces de apartarse de su falta de libertad? El pecado paraliza, envejece, mata. Hay que poner los ojos en Jesús. Es necesario que Él —su gracia— nos sumerja en las aguas de la oración, de la confesión, de la apertura de espíritu. Tú y yo podemos ser paralíticos sempiternos, o portadores e instrumentos de luz.


<<< Ver todo el catálogo de Libros del Papa Francisco  >>>


Libros del Papa Francisco


Ten un detalle con los que mas quieres

regalos-para-todos



¡ Un SmartWatch o reloj inteligente  desde 9 € !

Relojes

Evangelio 7 de Marzo de 2016

«Jesús partió de Samaría para Galilea»

Santoral 7 de Marzo: Santas Perpetua y Felicidad, mártires

Texto del Evangelio (Jn 4,43-54): En aquel tiempo, Jesús partió de Samaría para Galilea. Jesús mismo había afirmado que un profeta no goza de estima en su patria. Cuando llegó, pues, a Galilea, los galileos le hicieron un buen recibimiento, porque habían visto todo lo que había hecho en Jerusalén durante la fiesta, pues también ellos habían ido a la fiesta. Volvió, pues, a Caná de Galilea, donde había convertido el agua en vino.

Había un funcionario real, cuyo hijo estaba enfermo en Cafarnaúm. Cuando se enteró de que Jesús había venido de Judea a Galilea, fue donde Él y le rogaba que bajase a curar a su hijo, porque se iba a morir. Entonces Jesús le dijo: «Si no veis señales y prodigios, no creéis». Le dice el funcionario: «Señor, baja antes que se muera mi hijo». Jesús le dice: «Vete, que tu hijo vive».

Creyó el hombre en la palabra que Jesús le había dicho y se puso en camino. Cuando bajaba, le salieron al encuentro sus siervos, y le dijeron que su hijo vivía. El les preguntó entonces la hora en que se había sentido mejor. Ellos le dijeron: «Ayer a la hora séptima le dejó la fiebre». El padre comprobó que era la misma hora en que le había dicho Jesús: «Tu hijo vive», y creyó él y toda su familia. Esta nueva señal, la segunda, la realizó Jesús cuando volvió de Judea a Galilea.

«Jesús partió de Samaría para Galilea»

Rev. D. Ramon Octavi SÁNCHEZ i Valero
(Viladecans, Barcelona, España)

Hoy volvemos a encontrar a Jesús en Caná de Galilea, donde había realizado el conocido milagro de la conversión del agua en vino. Ahora, en esta ocasión, hace un nuevo milagro: la curación del hijo de un funcionario real. Aunque el primero fue espectacular, éste es —sin duda— más valioso, porque no es algo material lo que se soluciona con el milagro, sino que se trata de la vida de una persona.

Lo que llama la atención de este nuevo milagro es que Jesús actúa a distancia, no acude a Cafarnaúm para curar directamente al enfermo, sino que sin moverse de Caná hace posible el restablecimiento: «Le dice el funcionario: ‘Señor, baja antes que se muera mi hijo’. Jesús le dice: ‘Vete, que tu hijo vive’» (Jn 4,49.50).

Esto nos recuerda a todos nosotros que podemos hacer mucho bien a distancia, es decir, sin tener que hacernos presentes en el lugar donde se nos solicita nuestra generosidad. Así, por ejemplo, ayudamos al Tercer Mundo colaborando económicamente con nuestros misioneros o con entidades católicas que están allí trabajando. Ayudamos a los pobres de barrios marginales de las grandes ciudades con nuestras aportaciones a instituciones como Cáritas, sin que debamos pisar sus calles. O, incluso, podemos dar una alegría a mucha gente que está muy distante de nosotros con una llamada de teléfono, una carta o un correo electrónico.

Muchas veces nos excusamos de hacer el bien porque no tenemos posibilidades de hacernos físicamente presentes en los lugares en los que hay necesidades urgentes. Jesús no se excusó porque no estaba en Cafarnaúm, sino que obró el milagro.

La distancia no es ningún problema a la hora de ser generoso, porque la generosidad sale del corazón y traspasa todas las fronteras. Como diría san Agustín: «Quien tiene caridad en su corazón, siempre encuentra alguna cosa para dar».



<<< Ver todo el catálogo de Libros del Papa Francisco  >>>


Libros del Papa Francisco


Ten un detalle con los que mas quieres

regalos-para-todos



¡ Un SmartWatch o reloj inteligente  desde 9 € !

Relojes

Pasa Palabra 07/03/2016

 

Passa Parola
07/03/2016

El amor vence el odio

(L’amore vince l’odio)

[…]Quizás también nosotros, a veces, como Jesús y como los mártires, tendremos que esperar al Cielo para ver la victoria plena del bien sobre el mal. Con frecuencia, tememos hablar del Paraíso, como si pensar en él fuese una droga para no afrontar con ánimo las dificultades, una anestesia para mitigar el sufrimiento, un pretexto para no luchar contra las injusticias. La esperanza del Cielo y la fe en la resurrección son, en cambio, un impulso potente para afrontar cualquier adversidad, sostener a los demás en las pruebas,

Pasa Palabra 06/03/2016

Passa Parola
06/03/2016

Construir un mundo nuevo empezando por nosotros

(Costruire un mondo nuovo cominciando da noi)

06/03/2016: Construir un mundo nuevo comenzando por nosotros

“Anita, una chica de Córdoba (Argentina) que, después de una agresión en casa de unos amigos, busca la motivación para el perdón, descubre que cada reconciliación es un ladrillo para construir la paz, también en su propio país.

Pasa Palabra 05/03/2016

Passa Parola
05/03/2016:

Amar sin ahorrar fuerzas

[…]  “mirar a Dios (para quien cree), al hombre y al mundo (para todos) con los ojos de Jesús, los de un amor sin condiciones y sin medida”,
despertando y llevando a eficacia práctica  “la lógica del don que habita en nuestra conciencia,
(Fuente: Citazione di Chiara Lubich La logica del dono)

Pasa Palabra 04/03/2016

04/03/2016:

Hacerse cargo de la otra persona

“[…] Y, ¿Qué sucede cuando obramos así?
Sucede que, cuando constatamos los grandes problemas de tantas regiones del Tercer y Cuarto mundo, atenazadas por la opresión de la miseria, la falta de vivienda, de vestido, de trabajo, etc., comprendemos que no se puede pretender que estas personas piensen, por ejemplo, en su formación cultural, en que eleven su espíritu con la oración. Hace falta, primero, hacer de tal modo que sean aliviadas del peso de la miseria que las aplasta, y después se podrá pensar también en todo lo relativo a la vida de la persona humana, a su formación, a su desarrollo integral, etc.
Lo mismo sucede con cada persona cuando nosotros la amamos «haciéndonos uno».
Al hacernos uno, sacamos completamente de ella lo que ocupa su corazón y puede ser el motivo de sus preocupaciones.
Se da cuenta de que nosotros nos cargamos con lo que la oprime, y se siente libre. […]”

(Fuente: Chiara Lubich – L’arte di amare – Ed. Città Nuova)